A menudo nos enfrentamos con situaciones que no salen como queremos o que estaban encaminándose y luego se truncan de alguna forma, a pesar de los intentos, a pesar de las ganas, de querer hacerlo de verdad, etc. La frustración producto de no conseguir o no alcanzar lo suficiente para llegará al objetivo, puede ser más o menos perturbadora dependiendo de cómo lo podemos tomar, la manera de afrontamiento también dependerá de los recursos que tengamos y las experiencias que hallamos alcanzado. Podemos lamentarnos al punto de decepcionarnos y terminar en profunda tristeza, enojarnos al punto de dejar todo tirado y no querer volver a intentarlo, o recibir el impacto y luego procesar en que nos equivocamos o que pudimos haber hecho mejor para haber tenido un resultado exitoso, o tener un menor impacto negativo.

Existen diversos modos de enfrentar situaciones difíciles para no quedarse en la frustración sin salida, sin embargo, además de los mensajes que podemos encontrar en lecturas, queremos compartir con ustedes algunas sugerencias para analizar mejor la situación frustrante y encaminar una acción reparadora, para ello será importante responder una serie de preguntas que nos podemos hacer cuando pasamos por una situación frustrante antes de encaminarla hacia una solución:

  1. ¿Que fue lo que pasó?
    Aprende a identificar objetivamente lo ocurrido para determinar si estuvo en tus manos o no.
  2. Pude impedir que eso pase en realidad?
    Sirve para identifica que variables intervinieron en que el objetivo no se cumpla.
  3. ¿Que herramientas tuve, usé todo?
    Permite identificar el esfuerzo que pusimos y si quizá no hicimos todo lo necesario, en caso contrario, la situación escapaba de las manos.
  4. ¿Existe otra alternativa para llegar al objetivo ahora?
    Permite desarrollar la flexibilidad e identificar algún otro camino o alternativa para continuar hacia el objetivo.
  5. Si no existe otra alternativa, ¿tiene sentido seguir insistiendo en algo que no se dará?.
  6. ¿Que motivó este objetivo en tu vida?
  7.  ¿Puedo cambiar de objetivo o cambiar de estrategia?
  8. ¿Que necesitas para cambiar de estrategia u objetivo?
    Adelante.

Terminado el análisis puedes proceder o bien a seguir intentándolo con nuevas estrategias o cambiando de objetivo, sin culpas ni críticas destructivas que dañen o deterioren la autovaloración. La frustración daña más cuando la percepción de la situación deja de ser objetiva y no se analiza. Si aún piensas que no te resulta tan sencillo puedes buscar ayuda para orientarte.

Lic. Sarela Quiroz
Psicóloga Psicoterapeuta.
991-988772/ 965-703600