Las experiencias de vida dejan huellas buenas y/o malas, las buenas nos resultan agradables y podemos tenerlas presentes e incluso recordarlas a pesar que dejaron de existir, sin embargo todas las experiencias forman parte de nuestras historias. Muchas veces, queremos olvidar el pasado o mejor dicho, olvidar experiencias que nos hacen daño o nos generan tristeza o ansiedad.

Ahora nos vamos a referir a los recuerdos de la ex pareja, esa relación que terminó de mala forma y que causa dolor recordar, ya sea por que resultó muy dañina o porque existieron experiencias agradables que hacen que sea más difícil dejar atrás u olvidar. En algunos casos las decepciones, los engaños o los maltratos hacen que nuestra mente se encargue de tener los recuerdos activos y ello significa mantener también el dolor. Es cierto que los sentimientos son consecuencia de los pensamientos, sin embargo resulta casi inevitable tener presente las experiencias traumáticas del pasado cuando el término de la relación es reciente. Puede ser que el tiempo ayude, pero en especial debemos romper el mito que nos dice que debemos “olvidar” para estar bien.

¿Cómo hago para Olvidar?

Sencillamente no hay que hacer nada para olvidar, debemos conectarnos con la emoción natural frente a la ruptura de una relación, dolor, tristeza o enojo, y exteriorizarla de manera asertiva, ello llevará a vivir el momento como sanamente corresponde, sacando las emociones que fluirán de manera natural, exteriorizándolas, evitando que se mantengan activas, y así poco a poco el recuerdo quedará en el pasado, no habrá ninguna emoción contenida ni reprimida capaz de salir con la menor circunstancia que se asocie al recuerdo que se pretendía “olviar”. No podemos esperar estar indolentes ante un evento difícil, un término de relación si en verdad interesó, es normal que duela, pero hay que permitirse sentir sin pretender olvidar de inmediato, así, solamente se logrará tapar el recuerdo que se activará en cualquier circunstancia relacionada a la persona que pretendemos “olvidar”. Las experiencias no se olvidan, las experiencias buenas y malas quedan en el pasado y si continuamos conectados al presente quedan atrás, los malos episodios podrían superarse si nos permitimos tomarnos el tiempo necesario para sentir hasta analizar donde nos equivocamos.

Errores comunes al tratar de “olvidar”

  • No habar del tema doloroso o hacer como si nunca hubiera existido, ello sólo hará que el daño se cubra, mas no se atienda, en consecuencia, no se supere.
  • Envolverse en una nueva relación sin pasar el periodo de duelo, con ello se consigue involucrarse en una relación similar debido a que no se pasó por el proceso de análisis y reflexión posterior a la ruptura anterior.
  • Enfocarse de lleno en el trabajo, salidas, u otros de modo que el pensamiento se encuentre ocupado y no permita recordar el momento doloroso. Ello puede sólo bloquear la emoción, pero en cuanto dicha actitud evasiva tenga una pausa, es posible que aparezca nuevamente el recuerdo evitado y genere el dolor que tanto se está evitando.
  • Aislarse generalizando la experticia anterior o desconfiar de todas las personas que se acercan, ello estaría demostrando que el recuerdo se mantiene activo.
  • Guardar resentimiento o enojo, muchas veces acompañado de un “no perdón” deja el recuerdo activo en el presente y mantiene en guardia un sentimiento que atrapa en el recuerdo con expectativa de “justicia” que quizá nunca llegue.

No pretendas olvidar, aprende de la experiencia, siente y deja pasar, así te podrás conectar con el día a día. Tu historia se escribe todos los días con capítulos nuevos, deja el pasado atrás.

Lic. Sarela Quiroz
Psicóloga Psicoterapeuta