Desde que se dio inicio a esta nueva etapa Online donde muchos nos dimos cuenta que no hacía falta trasladarse y pasar largas horas atorados en el tráfico, para poder ir a trabajar. Muchas cosas cambiaron hoy, entre ellas el trabajo online, el mismo que hizo que un rincón de la casa se convirtiera en oficina, condición que hoy en día permite que muchas familias se encuentren más unidas, para bien o mal en algunos casos, resulta una oportunidad para compartir los desayunos y almuerzos con los chicos que ahora llevan clases virtuales y que habitan el mismo lugar, interactuando en diferentes momentos, circunstancias que antes estaban destinadas para los fines de semana.

Desde que llegó el teletrabajo a nuestras vidas, muchos refieren poder dormir más, compartir e interactuar más con la familia, etc.  Pero por alguna razón ha resultado que en muchos casos el horario de trabajo no se ve delimitado, llegando incluso a incrementarse las horas asignadas al teletrabajo, es decir, se sabe la hora de inicio, mas no la hora de término, pareciera que haría falta escuchar un timbre como el de los recreos que escuchábamos antaño en el colegio, un timbre que anuncie la hora de salida, y quizá con la misma euforia cerrar las máquinas para “salir en dirección a casa”, lo que resulta irónico  hoy en día cuando ya se está en casa. Por estos motivos en necesario considerar las siguientes recomendaciones para evitar quedar atrapados en el teletrabajo:

1- Acondiciona un espacio que permita mantenerse en privado para optimizar las horas laborales.

2- Los refrigerios y/o momentos en familia no deben exceder el tiempo usualmente asignado dentro del horario laboral.

3- Asignar horarios viables y funcionales de manera que exista una hora de inicio y una hora de término.

4- Plantea objetivos diarios y establece tiempos para el logro del objetivo dentro del horario establecido, analiza cuanto tiempo real se necesita antes para evitar frustraciones.

5- Enfatizar en el respeto a los tiempos y funciones de cada miembro de la familia para no interferir en el desarrollo laboral. Las interferencias en el desarrollo de funciones suele distraer la atención evitando la  efectiva conexión con el trabajo y la familia.

6- Respetar los horarios de trabajo y horarios personales de manera realista, sin mezclar los tiempos de manera que no interfieran en uno en el otro.

7- Estructure prioridades y procesos para llevar a cabo las funciones laborales asignadas por día sin procrastinar.

Recuerde que si no existe una delimitación de horarios, a lo largo del tiempo  es posible que pueda empezar a desarrollar estrés, irritabilidad y por ende, pueda repercutir en sus funciones personales, de pareja, paternidad, vida social y auto realización personal.

Toda situación nueva tendrá un periodo de adaptación hasta lograr la optimización de las funciones, la organización objetiva y delimitación de los horarios será uno de los principales retos.


Lic. Sarela Quiroz
Psicóloga Psicoterapeuta