Como padres quisiéramos proteger siempre a nuestros pequeños, incluso cuando son adultos nunca dejarán de ser nuestros hijos por quienes estaríamos para ayudarles ante las situaciones adversas que sucedieran. Somos conocedores de la frase “La mejor herencia que puedo dejar a mis hijos es brindarle una educación completa” lo que si bien es cierto, es real, no es lo único importante que podemos dejarle a nuestros hijos. Podemos desarrollar herramientas que les permitan hacer frente a las adversidades de la vida para que puedan solucionar y/o enfrentarse a ellas de manera adecuada, estas herramientas podrían ayudar a desarrollar estrategias para persistir cuando las cosas no salgan o puedan empeorar o solo se requiera un poco más de paciencia y  calma para lograr el objetivo. Esta capacidad y las herramientas que aseguran el bienestar personal de nuestros hijos se llama resiliencia temprana. 

Desarrollar la resiliencia, es potenciar la capacidad para afrontar con éxito la adversidad, dolores emocionales y las amenazas, permitiendo gestionar con éxito la propia vida. Sin embargo, que los niños sean resilientes no significa que evitará que experimenten dificultades o angustia pero si los ayudará a salir de ello, fortaleciéndolos  y no quedarse presos ante dichos desafíos. 

A continuación, mostramos algunas maneras de empezar a desarrollar la resiliencia en nuestros pequeños:

  • Ofrece una educación emocional, involucra el aprender a identificar y reconocer sus emociones, deja que las sientan y que aprendan a gestionarlas.
  • Permite que puedan enfrentar sus problemas y errores. Es importante que sean ellos mismos lo que intenten a desarrollar las estrategias necesarias para ello, tú podrás guiarlos pero no resolver las cosas por ellos siempre.
  • Enseñarles a tomar decisiones y deja que gradualmente vayan adquiriendo mayor participación en tareas cotidianas. 
  • Estimula un autoconcepto positivo y realista de sí mismo, con fortalezas y debilidades. 
  • Ayúdales a crear una  aceptación de sí mismos con sana autoestima.
  • Edúcalos con sentido del humor, desde el optimismo y ayúdales a ver el lado positivo de las cosas.

Educarlos para ser resilientes es una necesidad, lresiliencia no es una capacidad innata por lo que debe estimularse para que se desarrolle en el niño, con ello garantizamos un desarrollo de recursos que les permitirá gestionar con éxito la propia vida a futuro. 


Psic. Ana Dextre
Psicología Integral Yo Puedo
991 988772  /  965 703600