Existen muchos hogares numerosos, ya sea por la cantidad de hijos o por la presencia de abuelos, tíos o familiares. Sin duda muchos ahora conocen sobre el trabajo que se origina en las actividades diarias de casa, en gran medida realizados o dirigidos por las figuras de autoridad, los padres, quizá más uno que otro, pero acaso son los únicos?

Escuchamos familia numerosa y lo más próximo que viene a la mente es igual a trabajo, sin embargo, no tendría porque ser así, ya que siendo más miembros, la posibilidad de mayor colaboración y distribución de funciones aumentaría, sin embargo, que una familia numerosa sea igual a mayor trabajo dependerá de la etapa de crecimiento de los niños y del sentido de compromiso y participación que se les imparta. Cada miembro de la familia debe sentirse integrante activo con participación, acción y efecto sobre los demás, es así por ejemplo que si alguien limpia la mesa, hay un beneficio común, ello conlleva a formar un sentido de solidaridad y compromiso activo con el otro en beneficio propio y común.

Expresiones que nos pueden llevar a cometer errores

  • “Mi hijo sólo debe dedicarse a estudiar”, esto no es real, en la vida existen más responsabilidades que sólo las académicas, así de adulto no se sorprenderá al llegar del trabajo y tener tareas domésticas o familiares.
  • “Ellos se lo merecen todo”, esta es una absoluta falsedad, todos merecemos alcanzar aquello por lo que nos esforzamos, obtener las cosas sin esfuerzo conlleva a no valorar ni saber esforzarse por conseguir aquello que se desea.
  • “Mis hijos no van a pasar las carencias que yo tuve”, quizá quien eres se deba a las necesidades que tuviste y esa circunstancia penosa, se convirtió en una motivación para el esfuerzo que pusiste para conseguir aquello que alcanzaste.
  • “Yo haré lo que sea por mis hijos”, esta frase debe estar acompañada de un límite; no deberás hacer aquello que es responsabilidad de ellos, tú no estarás para siempre, quizá ellos sean los que deben aprender  a hacer las cosas para sí mismos también.

Si instruyes a tus hijos como parte de un sistema familiar, cada uno será miembro activo del bienestar familiar logrando interiorizar la idea de grupo con beneficio propio y común, donde las acciones que cada miembro realice lo beneficiarán a él y al resto de la familia, siendo así una familia numerosa podrá descargar la labor y se instauraría las primeras nociones de trabajo en equipo. Tienes una familia numerosa?, haz que sea un gran equipo en lugar e un gran trabajo.



Sarela Quiroz
Psicóloga Psicoterapeuta
Directora General del Centro Yo Puedo
991-988772 / 461-2918