Estamos pasando por una crisis psicológica, con el pasar de los meses nos estamos dando cuenta de ello y es importante tenerlo en cuenta, además de la crisis sanitaria y económica que nos está dejando la COVID-19.

Los niños han cambiado sus rutinas o dejado de lado muchas actividades, lo que es importante para su desarrollo. Por ejemplo, actividades como jugar con los amigos, el contacto con los familiares, la libertad de salir y realizar actividades de independencia y algunas otras de su preferencia, entre otros está siendo Iimitado.  Si bien es cierto, muchos menores han obtenido mayor presencia de sus padres dentro del hogar debido al trabajo remoto, no es suficiente ya que la mayoría de los padres está trabajando y tiene que estar  muchas veces, sentado frente a una computadora.

El hecho de tener que permanecer en casa y evitar el contacto social va generando reacciones psicológicas que pueden manifestarse como: ansiedad, nerviosismo, irritabilidad, aislamiento, tristeza, etc.  Ante este contexto debemos de tener en cuenta lo siguiente:

  • Algunos niños volverán a presentar temores nocturnos.
  • Otros mostrarán hipersensibilidad emocional.
  • La disminución de ejercicio físico ha incrementado los casos de sobrepeso.
  • Aumento en las dificultades de  interacción con sus pares.
  • Inseguridad, retraimiento, aislamiento social.
  • Incremento del uso de aparatos electrónicos (computadora, tablet, celular)
  • Mayor sedentarismo, y disminución de la iniciativa de juego.

Bajo estas condiciones, los padres deben priorizar la acitivad física, así como la salud mental de sus niños. Esté atento en el comportamiento de su niño y los cambios que podrían estar afectando su desarrollo emocional.  Si notas cambios que no logras revertir, no dudes en buscar ayuda profesional para intervenir para  frenar las posibles afecciones que podrían estar perjudicando a tu niño.


Lic. Psic. Fiorella Tinoco Salcedo.
Psicología Integral Yo Puedo.
991 988772 / 965 703600