Frente a diversas circunstancias de la vida, todos hemos experimentado un conjunto de emociones que nos permiten expresar lo que sentimos en ese momento, siendo este, nuestra fuente de canalización para regular la intensidad de la situación a enfrentar. Sin embargo, muchas personas no suelen tener esta perspectiva,  y con la intensión de ayudar a aminorar el dolor, (sobre todo frente a la tristeza) pueden ocasionar el efecto contrario, haciendo que la persona se sienta equivocada y sola,  minimizando lo que se siente sin reflexionar lo que esto conlleva, seguramente en más de 2 oportunidades escuchaste las siguientes frases de una persona cercana a ti.

“No te preocupes”

“No es para tanto”

“Estás exagerando” 

“No puedes ponerte así por eso”

“No vale la pena estar triste por eso”

Por ello, apenas las escuchamos, nos precipitamos a escoger herramientas para cambiar  y reprimir lo que sentimos y creemos que con ello pasará, hasta que nos damos cuenta que no resultó o simplemente no podemos así de fácil. La herramienta resultó inadecuada, nos damos cuenta que lo que sentimos no depende solo de nuestra voluntad. Esto se conoce como invalidar la emoción sin tener la intención de hacerlo. Lo que finalmente se hace es comunicarle al otro que lo que siente es incorrecto, que debería sentirse distinto, que no es comprensible lo que le pasa entre otras cosas. Podemos  elegir cómo responder a nuestras emociones, pero esta tarea no es tan fácil para todos.  

Es importante recalcar, lo que está detrás de la comunicación invalidante es la NO aceptación de la experiencia emocional del otro. Aprender a validar las emociones de manera correcta puede requerir práctica. Validar una emoción consiste en hacer explícita la emoción que creemos que tiene la persona (implica que la otra persona se sienta entendida, valorada y aceptada. A continuación te presentamos algunos consejos para mejorar la validación emocional:.

  • Reconocer que las emociones no son ni buenas ni malas.
  • Expresa tus emociones de manera que no te dañen ni dañen a los demás.
  • Date un tiempo para expresar la emoción que sientes considerando un momento y un lugar donde seas respetado y aceptado sin interrupciones.
  • Considera que el enojo puedes expresarlo hablando de lo que te disgusta con otras personas o expresándolo  en un texto que puedas leer y eliminar al final.
  • Identifica a tus amigos de manera que puedan escucharte y no necesariamente decirte que hacer.

PSIC. ANA DEXTRE 
PSICOLOGÍA INTEGRAL YO PUEDO
991 988772  /  965 703600