Vivimos en una sociedad donde aún ahora el rol de la mujer está asociado a la maternidad como sentido de vida, sin embargo existen hoy en día muchas postergaciones de la maternidad, la búsqueda del desarrollo profesional, el empoderamiento de la mujer en el campo laboral y profesional entre otros, se convierte en alguna de las razones por las que hoy en día muchas mujeres en edad fértil deciden esperar y tomarse un tiempo para alcanzar objetivos a mediano e incluso a largo plazo. No obstante, no todas las mujeres que esperan cumplen con el objetivo de ser madres dentro del momento esperado, algunas porque dejaron de esperarlo y otras porque no tuvieron las condiciones biológicas para cumplir el anhelo de la maternidad.

¿Qué pasa con aquellas mujeres a las que la biología les corta la capacidad de procrear?, ¿cuántos comentarios respecto a la insistencia en la maternidad tendrán que oír?. Frases como: “Ya debes tener tu hijo”, “No importa quien sea el padre ten tu hijo nomás”, ¿te vas a quedar sola?, “ten un hijo para tu vejez”, etc.  Frases como esas escucharán una y otra vez de quienes consideran que el único sentido en la vida es tener un hijo, sentido que quizá para muchas madres será un verdadero motivo, sin embargo, ¿significa acaso que el no tener hijos le quita el sentido a la existencia a quienes no logran o no desean ser madres?

No cabe duda que un hijo toma el protagonismo de muchas mujeres en sus vidas, sin embargo, ¿es acaso que la vida no tenía sentido antes de ser madres? La existencia de cada ser tiene un propósito en este mundo, los propósitos son particulares e individuales por cada mujer, una condición indispensable es que los propósitos no recaigan en nadie más que uno mismo, es decir, que siendo madre o no, la vida siempre tendrá sentido y los propósitos pueden ir más allá de solo ver crecer a los hijos.

En un sentido existencial, la razón de existir tiene siempre una motivación propia, motivación que va ligada a los intereses y preferencias personales.

Si eres de aquellas mujeres que por la razón que fuera, no serás madre biológica, te daremos a continuación algunas recomendaciones:

  • Vive en el presente, con todo lo que eres capaz de hacer para ti y los demás estando aquí y ahora.
  • Permítete enriquecerte como persona, crecer a nivel emocional o profesional centrando tu atención a estar en armonía con tu ser y tu accionar.
  • Estarás sola así te encuentres rodeada de gente si eres tú quien se abandona y desatiende.
  • Proponte metas nuevas que impliquen dejar algo para las demás generaciones: un libro, un árbol, un proyecto, un aporte social, un estilo de vida saludable y en equilibrio, etc.
  • Toma conciencia de lo que eres capaz de hacer con la independencia  e intereses que tienes.
  • No te niegues las oportunidades de dar y recibir amor ya sea de otros niños o de tu entorno.
  • Tómate un tiempo para aceptar y procesar la maternidad frustra si es necesario, sé paciente.

La condición de  ser una mujer valiosa no la da la maternidad, la da la oportunidad de cultivar en cada mujer, la capacidad para crecer, desarrollarse, amar, respetarse y respetar a los demás.


Lic. Sarela Quiroz
Psicóloga Psicoterapeuta
991 988 772 / 965 703600