Debido a la situación actual, el uso de dispositivos electrónicos se ha incrementado en los estudiantes. Antes utilizábamos el internet para comunicarnos con un familiar que se encontraba lejos, ahora los estudiantes lo utilizan para recibir sus clases primordialmente y realizar algunas otras actividades estudiantiles. Y es que la tecnología se ha convertido en una herramienta útil para que puedan realizar tareas como también herramientas de apoyo en el proceso de enseñanza – aprendizaje. Sin embargo, debemos tener en cuenta que el uso excesivo en los niños y adolescentes puede desencadenar consecuencias graves. Podemos  preguntarnos cómo controlar el uso de los dispositivos considerando que es necesario para  la nueva modalidad de clases virtuales hoy en día.

Primero es importante que los niños deban tener bien definida la función y el uso del internet, horarios, límites y peligros. Segundo los padres deben establecer un clima de confianza que permita entablar una conversación adecuada y abierta con los menores, así como también deje claro la disposición para ayudarlos a resolver algún problema independientemente del que fuere, esto permitiría un soporte claro para el menor.  Tercero es importante concientizar a los menores sobre los peligros que pueden haber en la red y las consecuencias del mal uso.  Cuarto, en el caso de los más pequeños y algunos menores, asegurar el bloqueo a páginas para adultos o de contenidos altamente violentos que puedan poner en riesgo la integridad física así como la salud emocional de los menores.  

Pautas para mejorar el uso de dispositivos:

  • Establecer normas de uso de los aparatos electrónicos que puedan ser claras para todos.
  • Controlar el tiempo que se conectan los menores, ya sea a la computadora, tablet, al celular o a cualquier otro dispositivo similar.
  • Tener un espacio de uso común pues esto facilitará la supervisión.
  • Dejar claro que en las horas de estudio no se utilizará el dispositivo de manera recreativa.
  • Ofrecer otras opciones de recreación para el tiempo de ocio. Como por ejemplo los juegos educativos, juegos de mesa, interacción en familia, etc.

En caso del uso del dispositivo como medio recreativo considerar:

  • Según la edad se puede brindar un tiempo prudente para la distracción: 30 minutos de 5  a 10 años, de 11 a 14 años 1 hora y a partir de 15 no exceder más de 2 horas con una frecuencia de 2 o 3 veces por semana.
  • Acordar que se cumpla el horario establecido, así como las consecuencias en caso de falta o incumplimiento. Hacer seguimiento.
  • El uso del dispositivo puede darse siempre y cuando se hayan cumplido primero las responsabilidades, no ofrecerlo bajo la promesa de cumplimiento futuro.

Tener en cuenta que tanto el internet como los dispositivos electrónicos están presentes en nuestra realidad, es por ello que podemos partir de la aceptación de ello. El conocimiento nos ayuda a enseñar responsablemente y evitar la prohibición ya que puede ser contraproducente y generar mayor inquietud y limitaciones, es mejor que los menores aprendan y puedan desarrollar los hábitos del buen uso.

Lic. Psic. Fiorella Tinoco Salcedo.
Psicología Integral Yo Puedo.
991 988772 / 965 703600