Pasan los días y los psicólogos trabajamos con este importante proceso que cada vez es más recurrente por la coyuntura actual del mundo.     Hoy apuntamos hacia refinar nuestra cosmovisión de la vida y de la muerte que son dos términos inseparables. Nada se pierde, todo se transforma dice un refrán. No existe muerte sin renacimiento frente a la «pérdida» de un ser querido, las familias y amigos se unen a través de un sentimiento de nostalgia por el ser que ya no se dejará ver por los ojos físicos, más sí a través de los ojos del corazón. Aquel preciado ser desaparece de alguna manera y a la vez reaparece como lección de vida, como ejemplo de lo que se debe y/o no se debe hacer, reaparece en los sueños a través de mensajes de amor, porque dónde más puede estar el alma si no es en el amor que origina la vida. Honremos la memoria de nuestros seres queridos irradiando amor, esperanza, fe, sabiduría. ¿Qué más podrían ellos desear para nosotros? Todo se transforma y desde allá, imagino a aquellas almas diciéndonos: «En el valle de nuestra ausencia física, siempre podrán encontrar jardines con las flores que son los más bellos momentos compartidos en la tierra». 

Para finalizar este breve artículo, les regaló una buena herramienta para trabajar con nuestros pacientes y acompañarlos a transitar su proceso de duelo.

a) A manera de centrar la experiencia; observe su respiración, relájese y conecte con su cuerpo antes de cerrar los ojos para la visualización o imaginación.

b) Ya con los ojos cerrados, con suavidad imaginé al frente al ser amado que ya trascendió este plano.

C) Complete las frases que les voy a prestar: ‘’Te doy…’’ expresando algo muy íntimo o particular  de la persona, puede ser una cualidad personal o un sentimiento y que se lo entregue al ser amado para que acompañe su viaje. 

D)  ‘’Tomo de ti..’’, y mencionar algo que la persona admire del ser fallecido para guardarlo en el corazón. De esta manera se puede dar cuenta que aquella persona le ha dejado un gran tesoro, así sea inmaterial o invisible. 

F) Finalmente con mucha calma abra los ojos 

Las relaciones son la fuente de la vida y qué contundente el mensaje de morir. Espero que la puedan mirar más frontalmente, sin miedo y con amor. Darle la bienvenida al darnos cuenta de que todo es prestado, que tomamos de otros y a la vez damos mucho de nosotros mismos en este eterno de dar y recibir. Estamos aquí viviendo. Moriremos algún día, es cierto, pero luego renaceremos en los corazones de la gente que amamos y que a la vez nos dieron la bendición con su amor.

Lic. Psic. Fiorella Tinoco Salcedo.
PSICOLOGÍA INTEGRAL YO PUEDO.
991 988772 / 965 703600